Simplemente recuerda

No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda…

27 / Sep / 16
Compartir Facebook Twitter Google
Bajo los impulsos de la mente, surge en ti, casi sin que te des cuenta, la queja sobre la vida y el mundo. Sin embargo, escucha bien esto desde tu Corazón, este mundo es el escenario idóneo, adecuado, perfecto y necesario para que tú y todos las personas desarrolléis las experiencias conscienciales que elegisteis desplegar antes de encarnar en el plano humano.

 

 

Una vez aquí, por imperativos naturales de la propia encarnación en esta Dimensión, lo olvidáis. Sin embargo, para eso, para vivir esas experiencias conscienciales, estáis aquí y ahora, cada cual en su momento evolutivo y estado de consciencia. Ninguno mejor ni peor que otro, ni superior ni inferior, ni bueno ni malo, cada cual el suyo en función de su propio devenir consciencial y haciendo exactamente lo que en el estado de consciencia que sea corresponde. Se trata de un colosal Milagro generado por vosotros mismos desde lo que realmente sois y ante el que sólo cabe Respeto, Con-Pasión, Confianza en la vida y, muy especialmente, Amor.

No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda… Es inmensa la magnitud y capacidad creadora de la experiencia que estás protagonizando: aquí encarnado, experimentas el tiempo y el espacio cuando tu ser está más allá del tiempo y el espacio y es en la eternidad y la infinitud; te crees de este mundo cuando provienes de la multidimensionalidad y de todos los mundos creados y por crear; inventas lo que llamas muerte, cuando sólo hay Vida por todos lados, también más allá de la vida; te sientes como individualidad cuando eres Unidad; te percibes en la diversidad cuando existes en la Unicidad; te ves como humano cuando eres Dios encarnado... Es prodigioso, fantástico, portentoso... Goza de la aventura en la que voluntariamente y con tanto ánimo y valentía te has embarcado. Y para saborearla plenamente, recuerda que en tu vida, en la vida de los demás y en la Humanidad, en su conjunto, todo es exactamente como tiene que ser: todo, sin excepción, tiene su sentido profundo, su porqué y para qué; todo encaja y nada sobra ni falta. Cuando lo recuerdes, te reirás a carcajadas al constatar que lo único que andaba inquieto en la Creación eras tú.

No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda… En tu proceso de recuerdo, te percatarás igualmente de que en tu vida nunca ha habido ni habrá errores ni equivocaciones, ya que todo lo que has hecho es reflejo y manifestación de tu estado consciencial en ese preciso momento y abre nuevas puertas experienciales para expandir tu consciencia. Deja atrás, por tanto, cargas, culpas, pecados y karmas… De la misma forma que tampoco hay problemas. Ni en tu vida, ni en la vida de los otros, ni en el mundo... Ya ves, tanto darle vueltas mentales a los problemas y resulta que no existen: lo que consideras tales son, simplemente, experiencias-oportunidades que tú mismo pones en el camino desde tu genuino ser para expandir tu proceso consciencial en este plano e impulsar una Evolución que, pareciendo aquí tuya, es auténticamente del Todo. Así de sencillo: no hay problemas, sino experiencias-oportunidades en las que lo importante no es qué pasa o deja de pasar, sino el cómo se viven en consciencia. Lo cual es aplicable a todo, incluido lo que denominas enfermedad, que verdaderamente tampoco existe, pues es sólo la manifestación exterior –síntoma- de procesos de sanación interiores que despliegas en clave de desarrollo consciencial… Date cuenta de todo ello desde la Paz y la Armonía que constituyen tu esencia…

No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda… Céntrate en el aquí-ahora y observa y vive la vida sin juzgarla. No te identifiques con el “yo” físico, mental y emocional que utilizas como vehículo para experienciar la vivencia humana. Haz que desaparezca de ti toda queja y brille la Confianza en la vida y, derivado de ella, la Aceptación. Diluye todos los miedos y vive en completa libertad. No cedas a nadie tu poder y no tengas otro guía o maestro que tú mismo. En lugar de vivir bajo la influencia de los estímulos externos que otros provocan, interpretándolos según los sistemas de creencias que otros han instalado en tu cabeza, sigue lo que brota y emana de ti. Deja de intentar comprender, ver y vivir la vida a través de la mente y hazlo desde el Corazón. Cesa de buscar fuera, incluida la divinidad, lo que ya tienes dentro desde siempre y por siempre. Entiende que todo hecho, situación o circunstancia exterior, sea personal o colectivo, tiene su causa y origen en el interior, en el desenvolvimiento de las dinámicas conscienciales. Toma consciencia de que el sufrimiento es una elección en consciencia y que sufre quien quiere sufrir. Deja de perseguir cualquier tipo de meta, de desear alcanzar alguna cosa, de tener que luchar contra algo. Practica y comparte con entusiasmo tus dones y talentos. Libérate de cualquier dualidad y de todos los esfuerzos, obligaciones, deberes, normas, dogmas, ritos, cultos, religiones, morales y sistemas de creencias.

No tienes nada que aprender. Simplemente, recuerda… Recuerda el Amor que eres y, a partir de ahí, haz lo que te dé la gana. Deja tu cuidado entre las azucenas olvidado. Comprueba que la única razón de la existencia, en cualquier plano o Dimensión, es gozar la Vida. Fluye en la Felicidad incausada y no te inquietes por nada. Respira en serio y ríete por todo. Pasa tus días mil Gracias derramando a diestro y siniestro… Enamórate de la Vida y, simplemente, ¡Vive!... Transfórmate en el Dios que eres y relájate en tu divinidad.

Y todo esto y este Recuerdo de lo que eres y Es puede acontecer ahora mismo, en este mismo instante, porque “Nacer de nuevo” sólo depende de ti.

 

Autor: Emilio Carrillo, escritor de Dios y El Tránsito (Editorial Sirio)

Publicado en su Blog EL CIELO EN LA TIERRA

0 Comentarios ¡ Se el primero en comentarlo ! Conéctate

Suscríbete a nuestro BLOG

Contacto

Polígono Industrial el Viso
C/Rosa de los vientos, 64
Málaga, España
(+34) 952 23 52 90
(+34) 952 23 74 35
sirio@editorialsirio.com