¿Por qué consumir Leches vegetales?

Cada vez son más los estudios que advierten de los peligros de la leche de vaca.

24 / Nov / 16
Compartir Facebook Twitter Google
La leche de vaca pasteurizada que consumimos habitualmente y sus derivados tienen un alto contenido en antígenos que "agotan" el sistema inmunitario y nos hacen más vulnerables.

 

 En los países desarrollados va en aumento el número de personas que tienen intolerancia a la lactosa (En España entre un 20 y un 40%) o que tras tomar un vaso de leche, se sienten mal. El alto contenido de antibióticos que se suministra a las vacas hoy día y que pasa a la leche que consumimos, podría estar detrás del problema. Su consumo excesivo puede acarrearnos problemas circulatorios, alergias, inmunodepresión, diabetes juvenil, enfermedades otorrinolaringológicas, asma e incluso cáncer de próstata, ovario y mama.

Hay estudios que sugieren que la leche puede empeorar el asma debido a una alergia no diagnosticada a la leche, por eso muchos profesionales de la salud recomiendan retirarla de la dieta. “En todas las afecciones respiratorias, los alimentos lácteos formadores de mucosidad, tales como la leche y el queso, pueden exacerbar el bloqueo de los pulmones y deben ser evitados” escribe el Profesor Gary Null en su obra Complete Encyclopedia of Natural Healing. Más información aquí

Incluso hay investigaciones que establecen que un consumo elevado de leche puede provocar cáncer. En un estudio de la Universidad de Harvard titulado "Calcio, qué es lo mejor para tus huesos y tu salud" se desmiente el falso mito de que la leche nos ayuda a crecer y a que nuestros huesos estén más sanos y establece una relación entre su elevado consumo y el riesgo de padecer cáncer. "Mientras que el calcio y los productos lácteos pueden reducir el riesgo de osteoporosis y cáncer de colon, la ingesta alta puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata y, posiblemente, cáncer de ovario. Además, los productos lácteos pueden ser altos en grasas saturadas, así como el retinol (vitamina A), que a niveles altos puede debilitar paradójicamente los huesos." No se recomienda más de dos vasos de leche al día. El estudio concluye que hay mejores fuentes de calcio y vitamina D: los vegetales de hoja, como la col rizada y la col verde, los frijoles secos, las legumbres, las espinacas y las acelgas, la moringa, el zumo de naranja, la leche de soja, etc. Ver estudio completo aquí.

También hay investigadores que sostienen que el consumo de lácteos altos en grasa puede provocar riesgo de cáncer de mama, ya que en los países donde el consumo de leche es mayor también lo es la incidencia de este tipo de cáncer. En cambio en China donde el consumo de lácteos es insignificante la tasa de afectadas también lo es. Y concluye que no hay relación genética porque cuando las chinas se trasladan a Occidente, en una o dos generaciones, su tasa de contraer cáncer de mama, se acerca a las tasas de la comunidad que las acoge. "Los hallazgos relizados en la China rural demostraron que disminuir la grasa consumida a través de la dieta de un 24 a un 6% repercutía en un riesgo menor de contarer cáncer de mama". Extracto del Betseller El Estudio de China, que también recoge varias investigaciones que avalan este análisis. Más información aquí

Por otro lado, otra tendencia alimenticia que crece, bien sea por concienciación o por salud es la de los veganos, para los que el consumo de leche vegetal es su única alternativa.

Con respecto a la polémica entre el consumo de leches vegetales y lactantes, hay que recordar que la leche materna es lo mejor para los recién nacidos, como alimento único hasta los 6 meses y posteriormente como alimentación complementaria a los alimentos sólidos, hasta los dos años según la OMS. Si no se quiere o no se puede realizar lactancia materna, los bebés deben ser alimentados con la leche de fórmula que recomiende el pediatra. En cambio, se puede ofrecer leche vegetal si lo recomienda el facultativo para suplementar la lactancia materna a demanda en los casos en que el bebé lo requiera y siempre bajo supervisión médica.

Por todo esto, la ingesta de leches vegetales está en auge. No hay más que darse una vuelta por la sección de leches de un gran supermercado para darse cuenta de la variedad que hay. No obstante aún su precio es elevado, por lo que realizarlas en casa puede ser una buena alternativa.

Beneficios de las leches vegetales

- No contienen lactosa ni colesterol.

- Son bajas en grasas

- Tienen un elevado porcentaje de grasas mono y poliinsaturadas, que son beneficiosas para el corazón

- Alto contenido en vitaminas como la B

- Relación equilibrada entre el Sodio y el Potasio.

- Son perfectas para personas con digestiones lentas, problemas de estreñimiento, colon irritable, etc.

Fuentes: 

  • http://www.lavidalucida.com/por-que-tomar-leche-vegetal-y-no-leche.html
  • http://www.lavet.com.mx/residuos-antibioticos-veterinarios-leche-de-vaca-tema-de-salud-publica/
  • http://www.doctornews.org/el-asma-explicado-como-una-alergia-comun-a-la-leche-y-los-productos-lacteos/
  • https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/calcium-full-story/#bottom-line
  • http://www.breastcancer.org/es/noticias-investigacion/20130327
  • http://bioguia.es/lacteos-y-cancer-por-que-las-chinas-no-tienen-cancer-de-mama/
  • https://mejorconsalud.com/las-5-mejores-leches-vegetales/
  • El Estudio de China. Editorial Sirio 2012
  • Leches vegetales, zumos y batidos. Editorial Sirio 2016
  • La Moringa. Editorial Sirio 2016

 

Nuestro libro Leches vegetales, zumos y batidos te enseñará a realizarlas en casa. Leches de alemendras, de quinoa, de sésamo, coco, de semillas, nueces, avellanas, pistacho, mijo, avena... La lista es intermibable. Incluso contiene recetas de leches vegetales para bebés a partir de 6 meses.

A menudo comemos en exceso porque el cuerpo recibe cantidad pero no calidad, y al no recibir suficientes nutrientes continúa pidiendo más. Por el contrario, si un simple licuado es lo suficientemente nutritivo y nuestro organismo registra que ha recibido el aporte nutritivo adecuado, dejamos de tener hambre aunque culturalmente parezca que hemos "comido poco". Cecilia Benedit, en su libro: Leches Vegetales, Jugos y Batidos nos ofrece la información básica necesaria para explorar recetas basadas en semillas, frutos secos, cereales, frutas, verduras, algas, raíces, súperalimentos, aceites vegetales y endulzantes orgánicos. Todos alimentos nobles, naturales y vibrantes, que nos dan la oportunidad de nutrirnos de forma creativa. Cada ingrediente es abordado meticulosamente, aportando todo tipo de detalles y consejos.

La idea es que cualquier persona pueda disfrutar inventando sus propias recetas, según sus gustos y necesidades particulares. Y que lo haga con la tranquiliad de saberse bien informado. Lo importante es experimentar y animarse a avanzar paso a paso, en un mundo colorido y fascinante, escuchando siempre las señales que nos envía el cuerpo, entendiendo que la alimentación es un tema del cual mejor ocuparse uno mismo y atender las singularidades propias para encontrar los mejores revitalizadores para vivir fluidamente. 

 

Y acá te dejamos una receta J

BATIDO DE PERA, PALTA Y PIÑA con Maca y leche de Coco.

(Para 2 vasos)

¼ de taza de almendras activadas (remojadas por 8 Hs. descartando luego el agua del remojo y enjuagando las almendras)

500 ml de leche de coco. (4 cucharadas soperas colmadas de coco rallado orgánico y 500 ml de agua filtrada para hacer la leche)

2 peras maduras, orgánicas, cortadas en cubos.

1 palta madura, deshuesada.

2 rodajas de piña madura, pelada, sin su centro.

1 cucharada sopera de MACA orgánica.

1 cucharadita de Moringa (Opcional) aporta vitamina C

Unas gotas de esencia natural de vainilla.

1 cucharada sopera de miel cremosa o miel de arroz.

 

Preparación de la leche de coco:

Colocar en la licuadora 4 cucharadas soperas colmadas de coco rallado orgánico, sin azúcar agregada en 500 ml de agua purificada. Licuar por 40 a 60 segundos. Filtrar con bolsa de tela o colador. Listo! Ya tenés tu leche de coco.

Preparación del batido:

Colocar todos los ingredientes en la licuadora y licuar por 40 segundos llevando a máxima velocidad.

 

¡Lista para tomar!

Cecilia Benedit, autora de Leches vegetales, zumos y batidos.

Cecilia Benedit nació en Buenos Aires, Argentina en 1974. Laboralmente se desarrolla en el área de la comunicación y la producción. A partir del año 2007 comenzó a investigar nuevas alternativas de alimentación, realizando cursos de macrobiótica, comida vegetariana, ayurvédica, vegana y raw food.

 

0 Comentarios ¡ Se el primero en comentarlo ! Conéctate

Suscríbete a nuestro BLOG

Contacto

Polígono Industrial el Viso
C/Rosa de los vientos, 64
Málaga, España
(+34) 952 23 52 90
(+34) 952 23 74 35
sirio@editorialsirio.com