Nos hace muy feliz atender tu pedido online.
Nuestro equipo trabaja con la máxima seguridad para que puedas seguir disfrutando de tus lecturas favoritas.
Con tu pedido recibirás gratuitamente una mascarilla solidaria y estarás apoyando a La Casa de Acogida Pepe Bravo.
Pincha aquí para saber más sobre este bello proyecto

#QuedateEnCasaLeyendo

Niños frustrados, padres frustrados

Artículo de Susan Stiffelman, psicóloga y autora de "Paternidad Consciente"

02 / nov / 17
¿Por qué es importante que nuestros hijos no consigan todo lo que quieren y aprendan a gestionar sus emociones? La Dra. Stiffelman nos lo cuenta a través de este ejemplo publicado en su blog.

 

 

Hace algún tiempo, un padre me llamó para hablar sobre la agresividad de su hijo de ocho años. En el transcurso de nuestra conversación, pude aclararle algunas cosas que quiero compartir con vosotros.

En primer lugar, la madre estaba abrumada por el comportamiento de su hijo. Su niñito pequeño podía ser tan dulce como la miel cuando la vida le iba bien, pero cuando se sentía frustrado, se volvía físicamente agresivo con cualquiera que estuviese a su alrededor. Y ella se dejaba llevar por su drama.

Descubrí que la madre tuvo un embarazo muy difícil, se sentía culpable por viajar mucho por su trabajo y tendía a ceder a las peticiones de su hijo para "hacerlo feliz". Cuando le pregunté con qué frecuencia lloraba su hijo, ella dijo: "Casi nunca."

Y ahí radica al menos parte del problema. Le expliqué a esta madre que los niños necesitan sentir su decepción, el peso de la misma, la pena que proviene de no obtener lo que quieren, si es que queremos que desarrollen la capacidad de la recuperación y sean resilientes.

Este asunto -ayudar a los niños a conformarse en lugar de volverse agresivos cuando se sienten frustrados- es uno de los que más frecuentemente tienen que enfrentar los padres desde que sus hijos son bebés hasta adolescentes. De hecho, utilizo este enfoque yo misma cuando me siento frustrada: hablarme desde la Negación y la Ira y negociar a través de la experiencia vulnerable hasta simplemente estar triste.

La próxima vez que su hijo se sienta frustrado, observe qué sentimientos surgen en su caso, qué podrían conmoverlo para tratar de solucionar su problema o disuadirlo de sus sentimientos. Puede ser doloroso ver a nuestros hijos luchar, pero en última instancia, si podemos manejar nuestros sentimientos en torno a su infelicidad, podremos ayudarlos a sobrellevar su frustración para que puedan crecer y convertirse en adultos más resilientes.

Compartir Facebook Twitter Google

0 Comentarios ¡ Se el primero en comentarlo ! Conéctate